martes, 20 de mayo de 2014

PONENCIA DEL C.P.P. LUCIO CABAÑAS DE IZQUIERDA DEMOCRÁTICA POPULAR EN EL MARCO DEL PRIMER ANIVERSARIO DEL CAMARADA FABRICIO GÓMEZ SOUZA


REALIZADO EL SÁBADO 17 DE MAYO DE 2014
EN EL TEATRO UNIVERSITARIO "RUBEN ROMERO FLORES" DE LA UMSNH
MORELIA, MICHOACAN.

Compañeros y compañeras del Movimiento de Izquierda Revolucionaria y demás organizaciones que participan en este FORO CONMEMORATIVO DEL PRIMER ANIVERSARIO LUCTUOSO DEL CAMARADA FABRICIO GÓMEZ SOUSA, titulado “LA LUCHA DE CLASES HOY Y LA NECESIDAD DEL PARTIDO DE LA CLASE TRABAJADORA”, reciban el saludo afectuoso de quienes formamos parte del Colectivo de Poder Popular “Lucio Cabañas Barrientos” de Izquierda Democrática Popular. Agradecemos la cordial invitación de los compañeros del MIR y el valioso espacio que nos han brindado; pero sobre todo, por la posibilidad de reencontrarnos nuevamente después de la realización DEL TERCER Y CUARTO ENCUENTRO DE SOCIALISTAS Y COMUNISTAS realizado el pasado mes de noviembre del 2013 en el local de Jubilados y Pensionados de Trabajadores de Ruta 100 del Movimiento Proletario Independiente.

   Además queremos que sepan, que nos sentimos honrados con esta invitación porque con el evento de hoy se rinde homenaje al incansable luchador social y guerrillero Fabricio Gómez Souza, fundador del Movimiento de Acción Revolucionaria (MAR). Hasta la victoria siempre camarada.

   También queremos hacerles llegar, por nuestro conducto, el saludo de la Federación de Socialistas y Comunistas de México, un esfuerzo para la coordinación y articulación de quienes reivindicamos al marxismo en el país y actuamos en el movimiento político de masas.

   En este esfuerzo han estado de por medio tres Encuentros Nacionales de Comunistas y Socialistas y está en preparación el 5 encuentro tentativamente programado para el día 7 de junio del presente año, pero que queremos discutir e impulsar con todos ustedes. Esta es sólo una propuesta y para su discusión aprovechamos para invitarlos a la reunión preparatoria que se realizará el próximo jueves 22 de mayo en el Distrito Federal, que se llevará a cabo a las 17:00 horas en 5 de Febrero número 257, local C, entrada por Juan Lucas de Lassage, cerca metro San Antonio Abad. Para coordinar su participación les proporcionamos el número de teléfono 55 10 39 32 y del celular 55 22 64 51 17, del compañero Rubén.

   Paso ahora compañeros con su autorización a plantear las siguientes consideraciones:   


RUMBO AL QUINTO  ENCUENTRO SOCIALISTA Y COMUNISTA

OBJETIVO: Sentar las bases de discusión y coordinación para el desarrollo constante y ascendente de la articulación de los comunistas en México y la inclusión de nuestra alternativa en la coyuntura política nacional.

1.- SOBRE LA COYUNTURA INTERNACIONAL.-
   Estamos en presencia de una crisis económica y social y el desarrollo de las políticas neoliberales que atentan, entre otras cosas, contra los derechos al trabajo y la seguridad social y la organización sindical. En el contexto de esta crisis, en diversos países de Europa como España, Grecia, Portugal, Bélgica y Francia, se han producido significativos movimientos de masas en algunos casos con relevante protagonismo de los obreros y trabajadores, originándose además violentos enfrentamientos con las fuerzas del estado. Hoy también volteamos a ver la resistencia de los países ex soviéticos que resisten al fascismo y al imperialismo como en Bielorusia y Ucrania, siendo relevantes las movilizaciones populares en Crimea y Odesa, donde se ha declarado la República Democrática Popular. Nuevamente ondean las banderas rojas con la hoz y el martillo en la lucha antifascista y antiimperialista en Europa del Este. En el corazón del Imperio, en los Estados Unidos vimos a los ocupa manifestándose en diversas plazas.

   En América Latina el posicionamiento de la Revolución Bolivariana y de las diferentes corrientes de izquierda en América del Sur y Centroamérica son quizás la característica principal de la coyuntura en esta parte del mundo, característica que define la confrontación norte sur y el curso que llevan en este momento los pueblos por su liberación. Con todo y lo polémico que puedan ser para nosotros estos procesos, lo cierto e incuestionable es el gran respaldo popular y el enfrentamiento con las respectivas oligarquías que ello ha significado. Estamos ante procesos que implican nuevos paradigmas en la lucha política de las masas y en la lucha por el socialismo. Nuevamente, como en los años 60’s, el dilema de la lucha electoral y la lucha armada vuelve a estar en el centro de la discusión política dentro de la alternativa comunista, nuevamente el tema de la violencia revolucionaria de las masas y de la resistencia civil pacífica pasa a ser tema de discusión en la táctica y estratégica que debemos desplegar los comunistas.

2.- Sobre la Coyuntura Nacional

   Tomando como parámetro histórico sólo lo transcurrido desde el año dos mil a la fecha, el planteamiento que hacemos es que la característica principal de la coyuntura que vive nuestro país es el ascenso de la lucha política de masas. Ascenso que se manifiesta con múltiples y variadas formas de lucha y enfrentamiento con las fuerzas del estado, siendo quizás emblemáticas la lucha estudiantil en la UNAM, la lucha de Atenco, la APPO, las movilizaciones contra el fraude electoral en el 2006, la lucha de las normales rurales, las policías comunitarias, la lucha del zapatismo, el surgimiento del # yo soy 132, el 1 de diciembre, la lucha magisterial en guerrero y la huelga estudiantil en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México. Ascenso que se manifiesta en el contexto de una crisis económica y social y el también avance de la imposición de la política neoliberal a través de la reforma laboral, la reforma educativa, la reforma energética y la reforma en telecomunicaciones.

   Que ante este auge de la lucha política de masas, los socialistas y comunistas de México nos encontramos desarticulados y atomizados en múltiples grupos y fracciones, circunstancia que imprime a la alternativa comunista una considerable ausencia en la vida política nacional. Partiendo de esta realidad afirmamos que la tarea principal de los comunistas y socialistas que desarrollamos nuestro accionar en la lucha política de masas es la de la articulación de nuestras fuerzas. Articulación que debe desarrollarse mediante el cumplimiento de dos tareas: la discusión política e ideológica y la planeación y ejecución conjunta de nuestras actividades.

3.- Sobre la Estrategia y la Táctica.-

    La estrategia que debemos desarrollar los socialistas y comunistas de México debe ser la que nos conlleve a una articulación sólida combinando la discusión política e ideológica con la participación coordinada en las diferentes luchas, referentes populares y de organizaciones sociales. En torno a este desarrollo estratégico, la actividad de las fuerzas comunistas se debe orientar en dos sentidos: hacia el llamamiento e integración de todas las fuerzas socialistas y comunistas que actúan en el movimiento político de masas y hacia la planeación conjunta de nuestro trabajo en el movimiento de masas, así como en la  ejecución de movilizaciones y otras acciones políticas.

   El llamamiento a las demás fuerzas socialistas y comunistas debemos hacerlo a través de incremento de nuestra presencia como encuentro en el escenario político y a través de las reuniones bilaterales que con cada una de estas fuerzas podamos emprender a nivel nacional, por lo que será necesario poder ubicar a las mismas y establecer los contactos con ellas.

   La discusión y el debate político implica el desarrollo de talleres de discusión política e ideológica, foros, conferencias, encuentros, etc., en los cuales debemos abordar temas polémicos y de controversia nacional e internacional en torno al comunismo y el desarrollo del marxismo, así como temas de interés ante el desarrollo de los acontecimientos políticos en el país y en el mundo. Particularmente, lo relativo a los acontecimientos en el país deben ser de especial atención.

   Pero también debe tomarse en cuenta, que nuestras particulares formas de aplicar el marxismo a la situación concreta se manifiestan de manera sustancial y directa al momento de discutir nuestros planes de trabajo y las acciones conjuntas que vamos a realizar.
   Nuestra actividad debe desarrollar entonces tanto la teoría con la discusión política e ideológica, como nuestra práctica con la realización conjunta de acciones y movilizaciones que cumplan con el requisito de planeación, organización y balance conjunto de las mismas.

4.- El trabajo entre las masas lo podemos desarrollar en tres sentidos:

A)  la asistencia coordinada y planificada en el Congreso Social, la convención contra la imposición, el frente único en el distrito federal, la asamblea magisterial y popular, las asambleas populares, etc., impulsando una política hacia un frente único y apoyando y desarrollando las actividades que de ahí emanen.
B)   tomar en cuenta, tanto la experiencia del Congreso Social y del Frente Oriente en la ciudad de México en el impulso de asambleas populares y fortalecer la participación de los comunistas en esta tarea.
C)   la realización de movilizaciones y acciones políticas en las que realicemos una verdadera planificación, ejecución y balance conjunto. accionar que nos lleve a construir una presencia nacional de la articulación política de los comunistas que nos permita difundir ante las diferentes agrupaciones socialistas y comunistas el llamado a la coordinación, profundizar nuestros lazos de solidaridad y camaradería, fortalecer y ampliar nuestra experiencia en la movilización y en nuestra capacidad de coordinación. asimismo, accionar político que nos permita incrustar nuestra alternativa política en la lucha social y en la vida política nacional.

HACIA LA CONSTRUCCIÓN DE LA UNIDAD SOCIALISTA Y COMUNISTA

A.-  Sobre la Unidad de las Fuerzas de la Izquierda Proletaria en la Lucha de Masas.

a).- La Condición Objetiva Para el Desarrollo de la Unidad.

La condición objetiva para la unidad de las fuerzas de la izquierda proletaria está determinada por las condiciones de explotación de los trabajadores mexicanos, cada vez más pobres y paupérrimos, por una clase minoritaria cada vez más rica y poderosa. La relación de sometimiento de la clase obrera representa una contradicción que genera por un lado inmensas masas de mexicanos pobres y una minoría de ricos empresarios aliados al capital mundial. Esta polarización social es hoy más evidente que ayer, debido a que la necesidad capitalista de expansión y dominio de los mercados mundiales se traduce en el aniquilamiento de las pequeñas y medianas industrias; y en países como el nuestro en el que éstas representan a cerca del 90% de las empresas del país; en una mayor expansión del capital extranjero y por ende en una mayor dominación  económica y política.

Las fuerzas de la izquierda proletaria son las que han decidido colocarse del lado del pueblo trabajador, de los campesinos, los indígenas y de todas las masas pobres y explotadas, realizando su acción para la construcción del pueblo organizado llamado a dar la última y decisiva batalla contra el imperialismo.

Siendo esta condición de lucha la que determina nuestra existencia, nuestra acción ante una realidad económica, política y social y ante un enfrentamiento de clases, existe entonces la condición subjetiva para la unidad.

B).- La Condición Subjetiva Para el Desarrollo de la Unidad.
En el pasado han sido numerosos los intentos de distintas organizaciones para conformar la unidad de la izquierda. Citamos solo para recordar algunos el del Frente Nacional Contra la Represión, el Frente Nacional de Organizaciones de Masas, el FAC-MLN, El Diálogo Nacional, etc. Pero ésta no se ha logrado. ¿Por qué? Porque en estos intentos confluyeron organismos y personas que representaban intereses, formas tácticas y estrategias distintas. El objetivo de una parte que se  llama de izquierda de participar en estos intentos era el de montarse en el trabajo político que a través de éstas podía desarrollarse para capitalizar sus aspiraciones personales, burocráticas y parlamentarias. La otra parte se sentía atraída por las coyunturas y movilizaciones que se desarrollaron, por la idea de un frente común contra el partido de estado.

   La necesidad de la unidad de la izquierda socialista no es expresión del grito de una sola organización. Es la hora de enfocar parte de nuestros esfuerzos en esta dirección, pues los mismos acontecimientos nos lo exigen. El piso sobre el que se levanta el proceso de articulación es la unidad de acción. Está no debe limitarse a una respuesta contestataria a ésta u otra política económica del Estado o hecho represivo. La acción dentro del proceso unitario también debe contemplar la planeación, organización y movilización de las masas en acciones políticas destinadas a crear nuestras propias coyunturas, poner en la palestra política determinadas demandas y planteamientos y sobre todo, incrustarnos de forma progresiva en la vida política nacional, permitiendo la ampliación y avance de la unidad.

C).- De la Coordinación a la Alianza Política y de ésta a la Conformación del Frente Político.

1.- De la Coordinación.
La coordinación es la suma de esfuerzos en torno a un objetivo común y de mediano plazo. El objetivo está determinado por una necesidad de posicionamiento y crecimiento de las propias fuerzas, por la reivindicación de demandas políticas y económicas del pueblo, por la respuesta a hechos represivos y la solidaridad incondicional. La coordinación es el inicio del proceso de unidad, su primera fase y en ella exponemos nuestras alternativas y conceptos y recibimos las de otras organizaciones; nos ponemos de acuerdo y realizamos tareas en común.
Las formas que adquiere la coordinación son bastas. Puede darse a través del intercambio de experiencias, una publicación, la realización de eventos político-culturales, foros,  movilizaciones, acciones políticas y hasta en la definición de las formas de intervención y afectación en las contiendas electorales.  

2.- De la Alianza Política.

El objetivo de la alianza es agrupar al mayor número posible de fuerzas de izquierda y aislar al máximo al enemigo principal. La alianza es una suma de esfuerzos en torno a un plan de lucha común. Esta suma de esfuerzos puede ser temporal y duradera, de acuerdo al desarrollo diverso del proceso de unidad. En la alianza se plantean de forma franca los desacuerdos, se da la lucha ideológica y política
En las alianzas las expresiones participantes mantienen su independencia política, ideológica y orgánica. Entre ellas no debe existir subordinación, sino el acuerdo y la unidad de acción en torno a intereses y objetivos comunes. Las alianzas deben propiciar un mayor avance en la organización del pueblo.
   La coordinación en la alianza no significa la eliminación de las diferencias y contradicciones entre los diferentes aliados. La base del frente está determinada por la oposición de todos los grupos frente al enemigo común, permitiéndonos aglutinar más fuerza para golpear más fuerte.

3.- Del Frente de Masas.

La construcción del Frente Político de Masas es una condición indispensable de la lucha por el Socialismo. Significa dotar a las masas trabajadoras, campesinas y populares de una herramienta principal en la batalla por el Socialismo.  Los miembros del frente mantienen su independencia política y organizativa. Son autónomas. Luchan dentro del mismo por hegemonizar y lograr la dirección, lo cual es natural. El principio de la unidad es la camaradería y la solidaridad irrestricta e incondicional. Las organizaciones marxistas proletarias deben tener la suficiente amplitud, flexibilidad e inteligencia en la construcción del Frente para llevarlo a cabo, reunir a todas las clases y grupos sociales para aislar al Estado opresor y sus lacayos.

El Frente de masas debe tener su propia estructura e institucionalidad, que norme la toma de decisiones y las formas operativas de llevarlas a cabo; así como la relación entre los compañeros y las organizaciones. Esta institucionalidad debe respetar la autonomía e independencia de cada una de las organizaciones que conformen el frente.
La acción permanente consistente en la movilización y educación de las masas debe pasar por el balance y el análisis de sus procedimientos y resultados. El accionar político constituye la forma en que se manifiesta el aprendizaje en la construcción del frente y de las masas. El accionar político es nuestro constante contacto con la realidad y nuestra forma de evaluar nuestra táctica y estrategia. Sólo mediante nuestra actividad práctica se verificará lo acertado de tal o cual posición y sólo la realidad irá resolviendo las contradicciones al interior del frente. Ello requiere madurez y flexibilidad. Las organizaciones del frente deben respetar disciplinadamente las decisiones que al interior del mismo se resuelvan y llevarlas a cabo, aun cuando no las compartamos y creamos seriamente que son equivocadas. Contrastarlas con la realidad a través de nuestro accionar político es la única forma de constatar su certeza.

D) Los Principios para la Unidad.

PRIMERO: El proceso de unidad requiere que las relaciones entre nuestras organizaciones y fuerzas proletarias hermanas, se finquen sobre los pilares de igualdad, respeto y apoyos mutuos, discusión y solución de los problemas de manera fraternal, franca, crítica y autocrítica en forma oportuna.

   SEGUNDO: El proceso de unidad requiere del respeto a la dignidad humana,  rescatando y reivindicando los derechos humanos, premisa esencial para el desarrollo de la capacidad y de las aptitudes de cada persona.
   TERCERO: El proceso de unidad requiere del respeto de la libre expresión de las ideas, propuestas y alternativas, con base en la igualdad, sin distinción por circunstancias étnicas, sociales, económicas, políticas, culturales, cuantitativas o cualitativas o de cualquier índole, que discriminen, menoscaban o afecten de algún modo el pleno ejercicio de sus capacidades, la aportación de su experiencia, conocimiento y voluntad.
   CUARTO: El proceso de unidad requiere de la más amplia solidaridad y camaradería, irrestricta e incondicional, entre los compañeros como entre las organizaciones.
   QUINTO: El proceso de unidad requiere del respeto de la autonomía de las organizaciones, entendida como la libre decisión y determinación, considerando su trayectoria, sus postulados, planteamientos y resoluciones, con el compromiso de los demás para estudiarlos y comprenderlos.
   SEXTO: El proceso de unidad requiere del reconocimiento de todas las formas de lucha, considerando que éstas no solamente llevan implícita la sincera intención de contribuir al cambio revolucionario, que es la misma practica y desarrollo del accionar político la que determina la certeza  delas mismas y que es éste un instrumento para la formación de conciencia, de acumulación de experiencia y de desarrollo organizativo.
   SÉPTIMO: El proceso de unidad requiere de la crítica y la autocrítica entre los compañeros y entre las organizaciones, del balance de nuestro accionar, como método de descubrimiento de nuestros errores y desaciertos, de superación de los mismos; así como de valoración de los alcances de nuestros logros. 
   OCTAVO: El proceso de unidad requiere de la planeación, organización, ejecución y balance conjunto de nuestro accionar político, asumiendo el cumplimiento colectivo entre todas nuestras organizaciones de cada una de las actividades que impliquen el desarrollo de la acción, considerando cada uno de los detalles implicados en la misma.
   NOVENO: El proceso de unidad requiere del reconocimiento de la existencia de numerosos compañeros y organizaciones políticas, “chicas o grandes”, que a lo largo y ancho del país, que reconocen al marxismo leninismo y reivindican al socialismo y el comunismo como el resultado del desarrollo social y el advenimiento de un mundo mejor.
DÉCIMO: El proceso de unidad revolucionaria requiere del internacionalismo proletario militante, reafirmando que la clase obrera es una sola, con intereses y objetivos comunes y se une en el combate en todos los lugares del mundo. Nuestras luchas están unidas con las batallas que libran nuestros pueblos en todos los continentes contra el imperialismo y el capitalismo.
DECIMO PRIMERA: El proceso de unidad requiere de independencia del Estado burgués, de sus instituciones y organizaciones; así como del oportunismo, el liberalismo y la socialdemocracia; entendida la independencia como nuestro accionar propio, derivado de nuestro propio análisis, alternativa, fuerza y decisión, conforme a los objetivos que nos planteemos y no detrás de la fuerza y alternativa de movimientos ajenos a la revolución proletaria.
DÉCIMO SEGUNDA: El proceso de unidad requiere de compromiso y responsabilidad, que significa asumir voluntariamente las tareas para la unidad y el cambio revolucionario; así como el cumplimiento cabal y puntual de las mismas.


Gracias compañeros…, compañeras.


¡¡ POR LA UNIDAD DE LAS FUERZAS PROLETARIAS!!

¡¡POR LA CONSTRUCCIÓN DEL FRENTE PATRIÓTICO ANTIIMPERIALISTA Y ANTINEOLIBERAL!!


COLECTIVO DE PODER POPULAR LUCIO CABAÑAS BARRIENTOS DE IZQUIERDA DEMOCRÁTICA POPULAR.

No hay comentarios:

Publicar un comentario