lunes, 30 de noviembre de 2015

HACIA LA CONFORMACIÓN DE UNA GRAN ALIANZA NACIONAL Y PATRIÓTICA POR LA TRANSFORMACIÓN DEMOCRÁTICA Y POPULAR DE MÉXICO.

PONENCIA DEL COLECTIVO DEL PODER POPULAR “LUCIO CABAÑAS BARRIENTOS” DE IZQUIERDA DEMOCRÁTICA POPULAR A LA IV CONVENCIÓN NACIONAL POPULAR, 16, 17 Y 18 de septiembre del 2015 


A.- OBJETIVO:
La convocatoria para esta Convención se traza como objetivo:“Trascender a la más amplia unidad, con todos los organizados y con la población en su conjunto, acumular fuerzas e instrumentar formas de organización cualitativa y cuantitativamente superiores, para transformar de fondo al país; construyendo una plataforma que incorpore a todos los sectores del país y fortalezca la lucha por la presentación con vida de los 43 normalistas desaparecidos”

B.- PLANTEAMIENTO:
Con la constitución de la Asamblea Nacional Popular y la Convención Nacional Popular hemos sido testigos del fortalecimiento de uno de los instrumentos unitarios de las fuerzas populares que luchan por la transformación del país. Tenemos ante nosotros, con este esfuerzo, la forma incipiente del frente único que tanto se pregona en diferentes foros en el país. Es tarea de todos mantener este gran logro y avanzar en su construcción y consolidación como un órgano del pueblo en la lucha por su emancipación.


También quedó establecido que con la actual crisis económica, política y social del capitalismo en México, se abre una etapa que sustenta condiciones objetivas que llevan a la
consolidación de la conciencia y el convencimiento de que es necesario aglutinar a todas las fuerzas políticas del país que se manifiestan de diversas formas y con diferentes luchas en contra de la política neoliberal y la dominación imperialista, con sentido patriótico, democrático y revolucionario.

 Se ha coincidido además en que entre los puntos centrales para la conformación de esa gran fuerza unitaria están la constitución de un nuevo constituyente y la promulgación de una nueva constitución definiendo claramente que los principios de la nueva constituyente deberán ser la soberanía popular, la democracia directa, la democracia participativa y el ejercicio permanente de la voluntad popular, abriendo espacios de consulta, discusión y decisión a las mayorías del país, para que esa nueva constitución y proyecto de nación democrático-popular allanen el camino a la transformación del país.

La bandera de un nuevo Constituyente es aglutinadora. Va más allá de los proceso electoral, aunque no necesariamente los excluye, y plantea una alternativa al desgaste del sistema de gobierno actual. El Constituyente significa participación del pueblo y expresión de su voluntad. Ante el Estado fallido, ante diputados y senadores inservibles, ante un ejecutivo fracasado y un sistema judicial corrupto y al servicio de la oligarquía, reivindicamos al Constituyente, como expresión del pueblo para decidir el rumbo que queremos para nuestro país. El Constituyente es incluyente porque llama a todo el pueblo y es continuo porque necesita de la participación y movilización constante e infinita del pueblo.

El Constituyente reivindica entonces nuestra soberanía, porque plantea la decisión del pueblo en la dirección del Estado, es organizador porque requiere de la organización popular y es movilizador porque implica la movilización del pueblo en la defensa de sus intereses. El Constituyente es plural, amplio, revolucionario. El poder constituyente no tiene fin; no se detiene, está siempre en actividad, creando continuamente nuevas respuestas. El poder constituyente se mantiene vivo y se basa en el empoderamiento del pueblo. El proceso, por lo tanto, no termina con la elaboración de la constitución. El poder constituyente originario requiere de la movilización constante de las organizaciones sociales, de su empuje, sólo ese poder puede continuar impulsando la revolución, deja que se imponga el clamor del poder popular, derribando barreras que le impiden la realización del sueño supremo de una patria libre, independiente y socialista. El proceso movido por el poder constituyente no se detiene. No se trata de limitar el poder constituyente, sino de hacerlo ilimitado.

Como instrumento necesario para este nuevo constituyente, se debe seguir fortaleciendo la Asamblea Nacional Popular y avanzar en la construcción de la huelga política general, la que debe impulsarse a través del diseño, planeación y ejecución de acciones políticas de masas a nivel nacional, considerando los días 26 de cada mes con las jornadas nacionales y mundiales como grandes esfuerzos encaminados a la paralización del país a través de diversas acciones; mismas que no sólo constituyen ensayos para ir aprendiendo y construyendo la huelga política general sino también para ir conformando y consolidando el frente único del proletariado y los campesinos pobres, es decir esta Asamblea Nacional del Proletariado, la que deberá ir estructurándose con el impulso de las asambleas populares en cada región y rincón del país.

Por eso debemos redoblar los esfuerzos para sumarse a la constitución de más encuentros regionales de organizaciones sociales en cada estado, como el realizado en la Ciudad de México, para constituir las asambleas populares en cada zona del país, retomando y reforzando el trabajo que ya se viene haciendo; así como la experiencia que con variantes se construye a lo largo y ancho de nuestro territorio.

Para avanzar en el cumplimiento de esta enorme tarea la Comisión Nacional Provisional debe además de cumplir con las tareas de coordinación y ejecución de las movilizaciones acordadas en la ANP; desarrollar tareas de enlace que vinculen a las organizaciones asistentes y a las demás fuerzas que no han acudido a las reuniones de la Convención Nacional Popular, pero que desde diferentes trincheras luchan en contra de la política de opresión y despojo que implementa el régimen neoliberal imperialista. Esta articulación debe orientarse en torno al llamado para la constitución de una gran alianza que se acerque a todas las organizaciones políticas, sociales y demás formas de organización de la población para conjuntar esfuerzos en la lucha contra el enemigo común.

Entre estas organizaciones proponemos que se considere a las organizaciones que asisten al Congreso Nacional Indígena, las organizaciones de la Sexta y de las fuerzas zapatistas en el movimiento de masas. También están aquellas que desde el ámbito de los derechos humanos y en la lucha contra la corrupción y la violencia han hecho presencia en el ámbito político nacional, como el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad con personalidades como Raúl Vera, Javier Sicilia, el padre Alejandro Solalinde, Miguel Concha, etc.; a las que participan en el Tribunal Permanente de los Pueblos y otros más.

Proponemos que a través de esta Comisión Nacional Provisional se materialice el acercamiento con estas organizaciones y se plantee la conformación de esta alianza en torno al Constituyente y una nueva Constitución, la presentación con vida de nuestros 43 compañeros desaparecidos de Ayotzinapa y de todos los detenidos-desaparecidos del país, la libertad de todos los presos políticos, el respeto a los derechos humanos, afuera Peña Nieto y todos los mafiosos y corruptos de todos los ámbitos del gobierno y del Estado, abajo las contrarreformas estructurales, y por el empoderamiento del pueblo a través de la implementación del plebiscito, la consulta popular y sobre todo, la revocación del mandato.

Consideramos que la Convención Nacional Popular debe llamar y generar condiciones para que el conjunto del movimiento social y de masas discuta abiertamente, sin restricciones y con madurez el significado del Movimiento Regeneración Nacional y la figura de López Obrador en la coyuntura actual.


En esta etapa de confrontación y movilización social, muchos son los foros y referentes en los que se ha definido que todas las formas de lucha son válidas y deben impulsarse, en cuanto son producto del propio desarrollo de la lucha de masas. Que la huelga política general es la estrategia que se debe construir para conjuntarlas en una sola movilización nacional, pero que el movimiento debe ser lo suficientemente flexible y audaz para cambiar de una forma a otra de acuerdo a la correlación de fuerzas, la coyuntura nacional y en el caso concreto de cada estado, municipio o región.


Por ello se debe acompañar y luchar junto a todas las fuerzas populares que en diferentes partes se manifiestan en contra del sistema, como la lucha de los maestros, de las autodefensas, en la defensa de la tierra y el medio ambiente, por la autonomía indígena, la presentación con vida de los desaparecidos, la libertad de los presos políticos, los derechos humanos, etc.


¡¡ POR LA PATRIA EL PODER POPULAR!!
¡¡ POR LA ALIANZA DE LAS FUERZAS DEMOCRÁTICAS, PATRIÓTICAS, ANTIIMPERIALISTAS Y REVOLUCIONARIAS!!
¡¡EN LAS CALLES ESTÁ EL PODER!!

COLECTIVO DE PODER POPULAR DE IZQUIERDA DEMOCRÁTICA POPULAR.
“LUCIO CABAÑAS BARRIENTOS”

No hay comentarios:

Publicar un comentario